Noticias

COVID-19 evidenció grave problema de suministro de oxígeno a nivel mundial

La pandemia del COVID-19 mostró la escasez de oxígeno que existe en el mundo.

COVID-19 evidenció grave problema de suministro de oxígeno a nivel mundial

La dificultad respiratoria es uno de los síntomas más comunes que padece la mayoría de los pacientes contagiados por el covid-19, lo cual se ha convertido en un problema grave debido a la escasez de oxígeno medicinal en el mundo.

El oxígeno medicinal o gas linde es un gas para inhalación que pertenece a un grupo de medicamentos denominados gases medicinales, el cual se envasa en botellas a presión que contienen solo oxígeno puro.

Antes de la pandemia del COVID-19, los hospitales ya tenían dificultades para contar con estas bombonas que funcionaban para aliviar a sus pacientes con problemas respiratorios, pero ahora con la llegada del virus, la crisis se ha agudizado, lo que evidencia una brecha crítica en el suministro de oxígeno en el planeta.

Esta preocupante situación está causando un millón de muertes previsibles al año, dijeron líderes de salud el jueves durante un panel organizado por el Instituto de Investigación Infantil Murdoch y la Iniciativa de Acceso a la Salud Clinton, según detalló The New York Post.

Este difícil problema que se incrementó con el COVID-19 fue discutido por el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, y dos líderes africanos del cuidado de la salud, pertenecientes a los grupos filantrópicos, finalistas de una subvención de la Fundación MacArthur de 100 millones de dólares para los esfuerzos de alivio de oxígeno en África. 

“Nadie, sin importar dónde viva o cuáles sean sus ingresos, debería morir por falta de oxígeno. Una condición que podemos diagnosticar fácilmente, tratar de manera asequible y prevenir globalmente”, expresó el ex presidente Bill Clinton, quien moderó la discusión. 

“Si vive en un país rico, tener muy poco oxígeno en la sangre es un problema que los médicos tienen las herramientas y la capacitación para tratar. En otras partes del mundo, todavía puede ser una sentencia de muerte, por lo que tenemos una gran crisis de equidad en la salud en nuestras manos ahora agravada obviamente por covid”, añadió.

500.000 muertes de recién nacidos de deben a falta de oxígeno médico

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el mundo se reportan cerca de 500.000 muertes de infantes al año por falta de oxígeno medicinal, reveló Fauci.

Cientos de recién nacidos cada año fallecen por la falta de oxígeno médico disponible, ya que el 40% de las defunciones se deben a neumonía en adultos y niños, lo cual podría prevenirse con un mejor acceso al O2.

“Estamos lidiando con un problema extraordinario que debe abordarse”, reiteró Fauci. 

“He estado haciendo esto por ahora 40 años y la idea de la escasez de oxígeno nunca cruzó por mi mente hasta que, de repente, me dio en la cara cuando estábamos viendo escasez aquí en los Estados Unidos y solo entonces lo hice”, añadió.

“Aunque el aumento es prometedor, los desafíos continúan… incluida la capacidad de mantener esas plantas de oxígeno en todo el continente y proporcionar financiamiento continuo y predecible para respaldarlas”.

Por su parte, el doctor John Nkengasong, director de los Centros de África para el Control de Enfermedades, reiteró que la falta de oxígeno médico ha sido un problema enorme que afecta a la Unión Africana y ha provocado una gran cantidad de muertes evitables simplemente porque el O2 no se puede administrar a tiempo.  

“Antes de la pandemia de la COVID-19, había solo 68 plantas generadoras de oxígeno en el continente africano, un continente de 55 estados miembros con 1.200 millones de habitantes”, explicó Nkengasong, tras mencionar que la cantidad de plantas ha aumentado 40% en medio de la pandemia del COVID-19.

Los panelistas dijeron que el problema, cuya solución no supondrá un gran esfuerzo, continuará hasta que exista un compromiso específico para abordarlo en forma de cambios de política, desarrollo de infraestructura y financiación.

También puedes leer: Parosmia, la distorsión del olfato tras el COVID-19