Noticias

COVID-19 “fue el incidente de muerte masiva más grande en la historia moderna de Nueva York”

La pandemia de coronavirus ha sido descrita como “el incidente de muerte masiva más grande en la historia moderna de Nueva York” en un nuevo informe de gestión del alcalde Bill de Blasio.

COVID-19 “fue el incidente de muerte masiva más grande en la historia moderna de Nueva York”
Imagen Javits Center

El número de muertes reportadas a la Oficina del Médico Forense aumentó a más del doble en medio del brote de COVID-19 que enlutó a la gran manzana.

En 2019, los reportes habrían sido de unos 30,964, mientras que en el 2020 se produjeron 65,712, “correspondiente al aumento en las muertes de NYC durante el pandemia”, decía el informe anual sobre los servicios de la ciudad.

Aunque las medidas de emergencia para salvar vidas de la ciudad fueron sólidas, como se describe anteriormente, COVID-19 representa trágicamente el incidente de muerte masiva más grande en la historia moderna de la ciudad de Nueva York”, reseñaba el informe

Las solicitudes de cremación revisadas también aumentaron. Pasaron de 17.148 a 27.863 con respecto al año anterior.

En la sección especial COVID-19 del informe de gestión del alcalde Bill de Blasio, se elogió a la oficina del médico forense por expandir su capacidad y establecer morgues provisionales en hospitales y otras instalaciones de salud en toda la ciudad para manejar adecuadamente el aumento de pacientes fallecidos.

Basándose en la experiencia desarrollada después del 11 de septiembre, la Oficina del Médico Forense Jefe de la Ciudad de Nueva York (OCME) lideró la respuesta de la ciudad al número sin precedentes de muertes.

OCME se asoció con NYC Emergency Management (NYCEM) para ayudar a 135 hospitales de Nueva York a expandir y administrar su propia capacidad de morgue. De esta manera, fueron creadas morgues temporales en instalaciones de atención médica en toda la ciudad.

OCME también estableció rápidamente cuatro unidades mortuorias portátiles en Manhattan, Queens y Brooklyn, para garantizar un “trato digno y respetuoso de los fallecidos”, dice el informe.

La tragedia golpeó Nueva York

COVID-19 “fue el incidente de muerte masiva más grande en la historia moderna de Nueva York”

La gran manzana fue una de las primeras ciudades estadounidenses afectadas por la COVID-19, y se ubicó entre las más golpeadas, convirtiéndose en el epicentro de la pandemia para la nación norteamericana.

Solamente en Nueva York murieron más de 33,163 por la pandemia de coronavirus. Esta es la cifra más alta que registra un solo estado en los Estados Unidos.

Solo un día después de que llegara el virus a Nueva York, el gobernador Cuomo aseguró a todos los neoyorquinos que el estado tenía “el mejor sistema de atención médica del planeta”, sin embargo, los resultados demostraron otra cosa.

Más personas fallecieron por la COVID-19 en la ciudad, mucho más de las que murieron en los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Tom Von Essen, el comisionado del departamento de bomberos de la ciudad durante el 11 de septiembre, quien ahora es el comisionado regional de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, dijo que nunca imaginó que tantos neoyorquinos volverían a morir en una escala tan masiva.

Neoyorquinos ahora se enfrentan al ‘trauma’ y un trastorno de estrés postraumático

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo el pasado miércoles que la pandemia de coronavirus fue un momento de “profunda transformación” en la historia de Estados Unidos, tanto, que dejará a muchos estadounidenses con un trastorno de estrés postraumático.

“Covid fue un trauma para este país. Covid era como estar en guerra”, expresó Cuomo en una reciente conferencia de prensa en Long Island.

“No sé si hayamos apreciado por completo todos los efectos del trauma por el que hemos pasado, pero va a haber Trastorno de estrés postraumático de Covid”.

Además destacó la necesidad de comprender el impacto psicológico de la pandemia en los niños en edad escolar, el abuso doméstico y el abuso de sustancias.

Te puede interesar: Entre delincuencia e indigencia la ciudad de Nueva York se encamina hacia un serio declive