Noticias

Casos de Coronavirus circulaban mucho antes en EE.UU.

De acuerdo a un modelo de propagación de la enfermedad realizado por la Universidad Northeastern y citado por el New York Times, se determinó que casos de Coronavirus circulaban mucho antes en EE.UU.

Coronavirus
Imagen Pexel

En las principales ciudades se experimentaron brotes ocultos del COVID-19, mucho antes de confirmar sus primeros casos oficiales.

El estadio establece que cuando el 1 de marzo se registró el primer caso en la ciudad de Nueva York, había tan solo 23 contagios confirmados en algunas de las principales ciudades estadounidenses, lista que se completa con San Francisco, Chicago, Boston y Seattle.

Pero de acuerdo al modelo de Northeastern, ya en ese momento había probablemente 28.000 infecciones en esas cinco ciudades.

No obstante, durante todo febrero, cuando el coronavirus era percibido aún como una amenaza lejana y el centro de atención estaba en China, en realidad el COVID-19 ya circulaba por Estados Unidos y se esparcía en otras localidades.

Desconocer esta realidad influyó negativamente en la toma de decisiones de aquel momento, cuando alcaldes y gobernadores apenas comenzaban a analizar el cierre de escuelas, el distanciamiento y el teletrabajo.

Cadena silenciosa de transmisiones

 “Mientras tanto, en segundo plan esta cadena silenciosa de transmisiones afectaba a miles de personas”, dijo Alessandro Vespignani, quien dirigió el equipo de investigadores de Northeastern, reseñó el New York Times.

Coronavirus
Imagen Pexel

Los modelos de propagación de enfermedades son por naturaleza inexactos y se basan en estimar el contacto entre personas y la transmisión del virus de acuerdo a la forma en que la gente viaja, trabaja y socializa.

Incluyen, además, entre los infectados a aquellos asintomáticos que no entran en las estadísticas oficiales.

Otros expertos, sin embargo, han dicho que los hallazgos de Northeastern se condicen con sus propias estimaciones.

Esta investigación demostraría hasta qué punto estaba atrasado el entendimiento y la detección del alcance real del virus en Estados Unidos, cuyo primer caso, un hombre que había viajado a Wuhan, epicentro del brote, fue confirmado el 21 de enero.

Actuar mejor en un segundo brote de coronavirus

La importancia de entender la forma en la que el virus se propaga, más allá de poder evaluar respuestas pasadas, radica en la posibilidad de que actuar mejor en un segundo brote si las restricciones son levantadas muy tempranamente, indicó el New York Times.

El foco en los asintomáticos

El modelo del doctor Vespignani está basado, en lo que se sabe del virus y dónde fue detectado.

Estima la propagación al simular movimiento de individuos de acuerdo a patrones de viajes en avión de las personas, las escuelas a las que asisten, los lugares que visitan y otros datos.

Las personas asintomáticas o con síntomas leves aún pueden trasmitir el virus, y en esta etapa de la pandemia estos portadores eran casi invisibles a las autoridades y a los procesos de toma de decisión. Para cuando los líderes en diferentes estados actuaron, ya era tarde.

Pocas ciudades lograron contener la propagación

Algunas pocas ciudades, como Seattle, lograron contener el crecimiento al aprovechar los modelos de propagación que ya estaban siendo aplicados en ese momento. Se adelantaron al resto del país.

Nueva York, la ciudad más golpeada de Estados Unidos en la actualidad, no actuó de forma tan rápida. Las escuelas fueron cerradas a mediados de marzo, cuando ya se registraban 600 casos de contagios sospechosos.

Más de 10.000 personas contagiadas circulando

De acuerdo al modelo de Vespignani, cuando el 1 de marzo se confirmó el primer caso en la ciudad, en realidad podía haber más de 10.000 personas contagiadas circulando.

De hecho, los primeros casos positivos de COVID-19 podrían haber arribado a Nueva York entre finales de enero y mediados de febrero, de acuerdo al modelo.

Las autopsias comenzaron a revelar novedades

Inicialmente, se pensaba que una muerte reportada en el estado de Washington el 29 de febrero era la más temprana de EEUU, pero las autopsias comenzaron a revelar novedades.

Funcionarios de salud del estado California, Estados Unidos, informaron que la primera muerte estadounidense relacionada con la pandemia del coronavirus ocurrió semanas antes de lo que se creía anteriormente.

Inicialmente, se pensó que dos muertes -el 6 y el 17 de febrero- no estaban relacionadas con el COVID-19, pero más pruebas revelaron que sí, indicó el forense del condado, lo que es coincidente con casos ocurridos en Japón, cuando se confirmó la muerte por ese virus tras las autopsias.

“Hoy, el médico forense recibió la confirmación de los Centros de Control de Enfermedades (CDC) de que las muestras de tejido de ambos casos son positivas para el SARS-CoV-2 (el virus que causa Covid-19)”, informó el médico forense del Condado de Santa Clara en un comunicado citado por el Washington Post.

También puedes leer: Así cambiará el coronavirus la industria de los viajes aéreos