Noticias

Casa Blanca reconoce misteriosos ataques de salud a funcionarios

La Casa Blanca reconoció que los misteriosos incidentes sanitarios que han afectado miembros del personal estadounidense en todo el mundo, también se han producido en Estados Unidos.

Casa Blanca reconoce misteriosos ataques de salud a funcionarios
Imagen U.S. National Archives

Funcionarios estadounidenses han sido diagnosticados con extraños síntomas, que incluyen lesiones cerebrales traumáticas. Algunos detallan haber tenido experiencias extrañas como ruidos y otras sensaciones.

El gobierno estadounidense ha reconocido la existencia de casos en Cuba, China, Uzbekistán y Rusia, pero los medios de comunicación han informado también de otros países.

Funcionarios de defensa informaron el mes pasado a una serie de legisladores, sobre varios incidentes de personal que enfermó tras supuestas exposiciones, según confirmaron fuentes del Congreso a ABC News.

Se desconoce el origen de las enfermedades, conocidas como “síndrome de La Habana”, pero la presión del Congreso es cada vez mayor para averiguar qué ha afectado a tantos diplomáticos, espías y otros funcionarios estadounidenses.

El gobierno de Biden ha puesto en marcha una revisión de los servicios de inteligencia para determinar si hay otros casos no denunciados anteriormente y si existe un “patrón más amplio”.

“En este punto, en este momento, no sabemos la causa de estos incidentes, que son de naturaleza limitada y la gran mayoría de los cuales han sido reportados en el extranjero”, declaró la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, al reconocer los nuevos casos reportados en Estados Unidos.

Aunque las autoridades se mantienen investigando los extraños sucesos, las Academias Nacionales de Ciencias publicaron un informe en diciembre pasado, que concluyó que la fuente más probable es la “energía de radiofrecuencia dirigida y pulsada.”

Mientras que la administración de Trump dijo inicialmente que el personal afectado había sufrido “ataques de salud”, el portavoz agregó que si los incidentes son un ataque y si son el trabajo de un actor extranjero todavía están bajo “investigación activa.”

El misterioso síndrome fue detectado por primera vez en Cuba

Casa Blanca reconoce misteriosos ataques de salud a funcionarios

Los numerosos “ataques sónicos invisibles” contra el personal estadounidense destinado en el país y en el extranjero, investigados por las autoridades federales, se detectaron por primera vez en Cuba en 2016, cuando los funcionarios estadounidenses informaron de dolores de cabeza y otros problemas sin causa conocida. Los casos fueron a menudo apodados “síndrome de La Habana”.

La misteriosa patología se identificó por primera vez en 2016, cuando también se identificaron los primeros casos, y los síntomas se asociaron con informes de “fenómenos auditivos y/o sensoriales direccionales de origen poco claro.”

Según el reporte, los individuos afectados parecían haber sufrido lesiones en redes cerebrales generalizadas “sin una historia asociada de traumatismo craneal.”

Un estudio de 2019 en el Journal of the Royal Society of Medicine investigó la posibilidad de que el síndrome de La Habana sea una forma de “enfermedad psicógena.”

“La enfermedad psicógena es un término que se refiere a los trastornos físicos que surgen de los factores de estrés emocional o mental, y probablemente se originan en algún tipo de trastorno psicológico o psiquiátrico”, dijo a Healthline Ken Jones, PsyD, LCSW-S, administrador de salud conductual en el Texas Health Arlington Memorial Hospital.

“Suelen identificarse después de que se haya descartado la causalidad médica o biológica”, añadió.

Los autores del estudio hicieron hincapié en que las nuevas tecnologías a menudo han aumentado las ansiedades y los temores predominantes. Según Jones, el dolor psicógeno es una condición en la que la experiencia de dolor de alguien no coincide con sus síntomas físicos.

“Sin embargo, la experiencia del dolor es real y debe reconocerse y evaluarse en su totalidad”, dijo. “El tratamiento psicológico puede incluir la terapia cognitivo-conductual (TCC), ciertos antidepresivos, así como analgésicos no narcóticos”.

Con información de ABC News y Healthline

Te puede interesar: Estados Unidos solo añadió 266.000 empleos en abril