Noticias

Biden dice que no debería realizarse un segundo debate si Trump todavía tiene COVID-19

Joe Biden dijo este martes por la noche, que el segundo debate presidencial no debería celebrarse si el presidente Trump sigue siendo positivo para el coronavirus.

Biden
Imagen Gage Skidmore

El candidato demócrata a la Casa Blanca de 77 años, que lidera las encuestas de las elecciones presidenciales, Joe Biden, aseguró que el debate programado para el 15 de octubre con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, debería posponerse, en caso de que el mandatario siga enfermo de COVID-19.

“Creo que si todavía tiene COVID-19, no deberíamos tener un debate“, expresó Biden en declaraciones a periodistas.

Sus palabras llegan después de que Trump haya anticipado este martes en Twitter su participación en el “cara a cara”: “Estoy esperando el debate de la noche del jueves 15 de octubre en Miami. ¡Será genial!“, escribió Efe.

“Creo que íbamos a tener que seguir pautas muy estrictas. Se han infectado demasiadas personas. Es un problema muy serio, así que me guiaré por las pautas”.

La declaración del exvicepresidente se produce cuando más de una docena de personas que trabajan en el ala oeste, incluido el presidente Trump, han contraído el virus.

Trump regresó a la Casa Blanca el lunes por la noche después de pasar cuatro días en el Centro Médico Walter Reed para recibir tratamiento por el virus.

“Ahora estoy mejor y tal vez soy inmune, no lo sé”, apuntó Trump a su regreso a la Casa Blanca.

Trump bregó por encarrilar su campaña de reelección

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aún enfermo de COVID-19, dio muestras este martes de querer encarrilar su campaña de reelección ante el avance del candidato demócrata Joe Biden, quien apeló a la unidad del país cuando faltan cuatro semanas para los comicios del 3 de noviembre.

Convaleciente en la Casa Blanca luego de tres noches hospitalizado, el mandatario republicano, de 74 años, volvió a minimizar la amenaza de la pandemia, mientras que el exvicepresidente de Barack Obama, de 77, dio negativo nuevamente en la prueba del coronavirus y siguió recorriendo el país llamando a salvar “el alma de Estados Unidos“.

“Los medios de Noticias Falsas (…) solo quieren hablar de la COVID-19”, se quejó Trump en Twitter, molesto porque según dijo no mencionan lo “bien” que está la economía.

En ese ámbito, sin embargo, él mismo provocó olas al romper abruptamente las negociaciones con los demócratas para un nuevo plan de ayuda para mitigar el impacto de la pandemia en los hogares y las empresas, suspendiéndolas hasta “después de que gane”.

Su decisión hizo caer en picada a Wall Street, que cerró en rojo.

Biden no tardó en acusarlo de dar la espalda

Biden
Imagen Gage Skidmore

Y Biden no tardó en acusarlo de “dar la espalda” a los estadounidenses.

El tumultuoso día de Trump estuvo signado por una nueva encuesta de intención de voto favorable a Biden.

Un sondeo de CNN/SSRS mostró al exvicepresidente 16 puntos por encima del mandatario (57% a 41%), luego de que otro de NBC News-Wall Street Journal publicado el domingo marcara una diferencia de 14 puntos de Biden frente a Trump (53% a 39%).

Al respecto, Hogan Gidley, secretario de prensa de Trump 2020 comentó a Fox News, que “los mismos encuestadores mostraron al presidente perdiendo en 2016. Ganó la carrera entonces y está haciendo lo mismo ahora”.

“Extremadamente bien en general”

Trump insistió en proyectar una imagen de líder intrépido que doblegó a la COVID-19, luego de sugerir que puede ser “inmune” al virus, y llamar a no temerle ni dejarse dominar por él.

El médico de la Casa Blanca, Sean Conley, dijo que el mandatario, que recibió un cóctel de terapias experimentales tras el anuncio de su diagnóstico positivo el viernes, no reportó “ningún síntoma” de la enfermedad y seguía “extremadamente bien en general”.

Kamala Harris y Mike Pince se encontrarán en Utah

Nuevas reglas establecidas para el debate vicepresidencial después del brote de COVID-19
Kamala Harris Candidata Vice presidenta Imagen Gage Skidmore / 
Derecha Vicepresidente Mike Pence Imagen Michael Vadon

Este miércoles 7, la compañera de fórmula de Biden, Kamala Harris, y el vicepresidente Mike Pence se encontrarán en Utah para su único duelo previsto, en el que estarán separados por una barrera de plexiglás.

Con más de 210.000 muertos en los últimos siete meses, el COVID-19 se encamina a ser la tercera causa de muerte en Estados Unidos este año.

Mientras, el jefe del Estado Mayor estadounidense, el general Mark Milley, se puso en cuarentena luego de que el número dos de la Guardia Costera, el almirante Charles Ray, anunciara que había dado positivo al COVID-19.

Y por la noche se supo que Stephen Miller, uno de los asesores más cercanos de Trump y artífice de su política antiinmigración, también estaba infectado.

Pero Trump volvió a restarle gravedad a la pandemia, retomando en un tuit uno de sus antiguos argumentos al compararla con la gripe estacional, y asegurar que el país no se detiene por los “a veces más de 100.000” personas que mueren al año “incluso a pesar de la vacuna”.

Esa cifra de muertos, no sustentada por las autoridades sanitarias estadounidenses, hizo que Twitter etiquetara más tarde el tuit de Trump como “información engañosa y potencialmente dañina relacionada con COVID-19″, reseña Afp.