Noticias

Aumentan deportaciones a víctimas de delitos que esperan visa especial

A raíz del endurecimiento de la política de inmigración de la Administración Trump, el gobierno de Estados Unidos acelera detención y deportación de quienes solicitan la visa U.

Inmigrantes con estatus ilegal en el país que han sido víctimas de delitos cuentan con un recurso que impide que sean deportadas y puedan conseguir la ciudadanía.

Se trata de la visa U, una visa especial para inmigrantes víctimas o testigos de algunos crímenes cometidos dentro del territorio estadounidense que también está disponible para ciertas leyes de EE.UU que aplican independientemente de si el crimen se cometió o no dentro del país.

Una vez que las personas solicitan esta visa se comprometen a colaborar con las autoridades en la investigación y/o proceso criminal. La visa U, le permite residir en los Estados Unidos por un período de cuatro (4) años con su familia y también le otorga un permiso de trabajo.

Luego de tres (3) años puede solicitar la residencia legal permanente y finalmente también puede solicitar la ciudadanía.

Pero debido a la lentitud del trámite y a las nuevas políticas hacia la inmigración ilegal, los irregulares están siendo deportados antes de poder completar el proceso para legalizar su estatus.

Consejeros de ASIST, organismo que colabora con activistas y abogados que representan a inmigrantes sin papeles que han sido víctimas de actos violentos, afirman que estos casos de deportación ahora se presentan como rutina y consideran que el hecho “socava el espíritu de la protección ofrecida”.

Aunque las solicitudes permanecen activas, incluso después de ser deportados, son
separados de sus familias a veces por años mientras se concluye el trámite.

Te puede interesar:

Las nuevas reglas de USCIS
10 requisitos para hacerse ciudadano estadounidense

Algunos activistas sostienen que estas medidas desalientan la denuncia de los delitos. Las víctimas o testigos de hechos punibles, que no cuentan con documentación en regla, se muestran reacias a acudir a las autoridades por temor a ser deportados, lo que genera que el delincuente continúe en libertad.

Además, señalan que algunos inmigrantes han podido cometer infracciones menores en
Estados Unidos y es lo que generó que las autoridades les deportaran a pesar de que los lineamientos generales del programa establecen que quien haya cometido algún delito, incluso grave, no causa su descalificación para recibir la visa U.

Esta visa especial no procede o no es otorgada en casos extremos como genocidio y persecución nazi.

Atamayca Jiménez