Noticias

Pacientes asmáticos no son más propensos al COVID-19

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) determinaron en su último consejo, que el asma entre los pacientes hospitalizados con COVID-19, no aumenta los riesgos, en comparación con la prevalencia de la enfermedad en la población en general.

Pacientes asmáticos no son más propensos al COVID-19

Las personas con asma moderada a grave pueden tener un mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19, ya que esta podría afectar su nariz, garganta, pulmones (tracto respiratorio); inducir un ataque de asma; y posiblemente provocar neumonía y enfermedad respiratoria aguda.

No obstante, una investigación realizada por científicos de la Universidad de Colorado en Denver no encontró evidencia de que esta pueda representar un mayor riesgo de padecer de este nuevo coronavirus.

Tampoco encontraron que los pacientes hospitalizados con COVID-19 que tenían asma, pudieran requerir ser intubados con mayor urgencia que otros pacientes.

Esta información se basa en lo que sabemos actualmente sobre la propagación y la gravedad de la enfermedad por coronavirus 2019, aclara cdc.gov.

El doctor Fernando Holguin, autor principal de la investigación explica que a pesar de que “los CDC colocan a las personas con asma en mayor riesgo de hospitalización relacionada con COVID”, muchos estudios internacionales muestran un bajo número de personas asmáticas entre los pacientes hospitalizados con COVID-19, hallazgos que desafían la suposición sobre el asma como factor de riesgo”.

A pesar de la preocupación inicial por la morbilidad y la mortalidad desproporcionadamente altas para las personas con asma, los datos presentados aquí y en otros lugares muestran evidencia mínima de una relación clínicamente significativa”, aclara Anales de la American Thoracic Society.

15 estudios publicados en mayo de 2020

Para determina la prevalencia en pacientes hospitalizados por COVID-19, los investigadores realizaron 15 estudios en mayo de 2020, en Brasil, China, la República de Corea, el Reino Unido y los Estados Unidos.

Cuando compararon estas cifras con la prevalencia del asma en cada población estas fueron muy similares; aunque la prevalencia del asma entre los pacientes hospitalizados con COVID-19 varió ampliamente de un estudio a otro, la prevalencia general fue de alrededor del 7%.

Por el contrario, los autores encontraron que las personas con asma representaron más del 20% de todos los hospitalizados con influenza en los EE. UU, advierte medicalnewstoday.com.

Por último, examinaron si los pacientes ingresados ​​en el Hospital de la Universidad de Colorado con COVID-19 tenían más probabilidades de ser intubados si tenían asma y después de ajustar por edad, sexo e índice de masa corporal (IMC), no encontraron evidencia de que este fuera el caso.

Si bien existe una prevalencia variable del asma entre los estudios publicados de COVID-19, parece similar a la prevalencia en la población y ciertamente mucho más baja de lo que se esperaría durante la gripe estacional. Los resultados de este estudio sugieren que el asma no parece ser un factor de riesgo significativo para desarrollar COVID-19 grave que requiera hospitalización o intubación”, concluye el estudio.

El uso de corticosteroides inhalados

Otro aspecto importante de esta publicación expone que las personas con asma que usan corticosteroides inhalados pueden tener como resultado menos receptores ACE2 en el revestimiento de su tracto respiratorio.

Estos son los receptores que usa el virus para ingresar a las células de su huésped.

Pacientes asmáticos no son más propensos al COVID-19

También resaltan que las personas con asma en general, y asma alérgica en particular, pueden tener menos receptores ACE2.

Sin embargo, puntualizan que el efecto de los números de receptores ACE2 sobre el riesgo de COVID-19 de una persona y la gravedad de la enfermedad sigue sin estar claro y merece una mayor investigación.

Igualmente reconocen que su estudio tuvo algunas limitaciones.

Por ejemplo, la prevalencia del asma entre los pacientes hospitalizados con COVID-19 varió ampliamente entre los estudios, lo que sugiere que hubo una falta de coherencia en la notificación de las condiciones comórbidas.

Al mismo tiempo, algunos estudios no describieron cómo los investigadores recopilaron datos sobre los diagnósticos de asma.

Los autores de igual forma sugieren que el tamaño de su muestra puede no ser lo adecuadamente grande, como para sacar conclusiones definitivas, por lo que solicitan más indagación sobre el peligro de COVID-19 grave para las personas con asma.

Te puede interesar: Medicamento contra la artritis podría tratar la COVID-19