Noticias

Aguas residuales de un inodoro propagaron brotes de covid-19, reveló un estudio

Una investigación publicada en la revista académica, Clinical Infectious Diseases, reveló que por medio de las aguas residuales se originó un brote de covid-19.
aguas residuales

Al inicio de la pandemia, muchas eran las dudas por parte de la comunidad científica sobre el rápido nivel de propagación que tenía el virus SARS-CoV-2. Con el paso del tiempo, los especialistas en enfermedades infecciosas fueron investigando más a fondo sobre el virus, su origen, su genética, entre otras.

Aunque el virus SARS-CoV-2 que produce la enfermedad de la covid-19, se había detectado en las heces de los pacientes positivos para la enfermedad, ningún estudio había demostrado su transmisión a través de las aguas residuales.

Un primer estudio realizado por científicos chinos y publicado en la revista académica, Clinical Infectious Diseases, detalla cómo el coronavirus también se puede propagar por medio de las aguas residuales.

Los científicos inmersos en esta nueva investigación, estudiaron un brote de covid-19 que se registró en una comunidad altamente poblada de la ciudad de Guangzhou, el pasado mes de abril de 2020. Los investigadores tomaron muestras de las mucosidades de la garganta a 2.888 residentes de esa localidad de China. Además, los científicos tomaron muestras de algunas superficiees dentro y alrededor de los hogares de estas personas.

Luego de tomar las muestras, los investigadores pidieron a las personas quedarse en casa haciendo la cuarentena, tomando en cuenta la distancia a la que estaban de la residencia de la pareja infectada.

Con base a los datos del estudio, la pareja infectada había visitado un mercado popular en el que se había registrado un brote de covid-19, entre el pasado 27 de marzo y el 3 de abril. Días después, la pareja dio positiva para covid-19.

Poco después, entre el 5 y el 21 de abril, seis personas que vivían cerca de la residencia de la pareja dieron positivo para covid-19. De acuerdo a los investigadores, estas personas no habían visitado el mercado popular y tampoco habían tenido contacto con la primera pareja infectada.

En medio de la investigación, se descrubió que una tubería de aguas residuales conectada al inodoro de la residencia de la pareja infectada, que estaba conectada a lo largo de la pared por la parte de afuera de su edificio, tenía un agujero de 100 centímetros cuadrados, detalla el estudio.

Como parte del estudio, los investigadores agregaron agua en ese inodoro y descubrieron que el líquido salía por el agujero hasta llegar a un callejón de la calle. Además, el agua pasaba por al menos cinco desagües de aguas residuales cerca del edificio, y finalmente, llegaba a la entrada de los edificios donde residían los otros casos.

Este descubrimiento fue vital para que los investigadores estudiaran las aguas residuales. Luego de esto, los científicos examinaron la composición genética de las muestras de coronavirus de la primera pareja infectada por covid-19. Descubriendo que los virus encontrados en el inodoro y en la suela de los zapatos, eran iguales a los casos secundarios.

La muestra genética del virus detectada en la primera pareja también se encontró en las aguas residuales de los casos secundarios vinculados a la pareja. Los científicos presumen que las otras personas llevaron a sus casas el virus en sus zapatos y en los cauchos de las bicicletas.

Partiendo de la evidencia, los cientificos detallan que las personas infectadas con el virus SARS-CoV-2, lo excretan, especialmente cuando inician con los síntomas de la enfermedad.

Sin embargo, este estudio realizado por un grupo de investigadores chinos también presenta algunas limitaciones. Los autores indicaron que no estaban en la capacidad de proporcionar una prueba definitiva de que el brote de covid-19 se registrara a través de las aguas residuales, aunque si estuvieran directamente relacionados.

Los resultados de este estudio, demostraron la importancia que se le debe dar a la administración correcta de las aguas residuales, dicen los científicos. Especialmente en aquellas localidades donde existe una alta densidad poblacional, o las áreas donde las medidas de higiene y saneamiento sean insuficientes.

También puedes leer: El Departamento de Salud quiere analizar las aguas residuales en EEUU para detectar coronavirus