Noticias

A 300.000 pudiera llegar el número de muertos por COVID-19

Más de 150.000 personas han muerto por COVID-19 en los Estados Unidos desde que comenzó la pandemia, pero este número podría llegar a las 300.000 muertes para diciembre, según los pronósticos del Instituto de Métricas y Evaluación de Salud (IHME).

Los investigadores detrás de este estudio modelo están proyectando la trágica cifra, pero eso puede cambiarse si los estadounidenses usan máscaras de manera consistente. Se podrían salvar más de 66,000 vidas, señala el director del IHME, Dr. Christopher Murray.

COVID-19
Tabla de proyecciones IHME

Murray estima que actualmente alrededor del 50 por ciento de las personas en los EE. UU. usan máscaras cuando están fuera de casa.

El equipo realizó una simulación para ver qué sucedería si a partir de hoy, esa proporción se incrementara al 95 por ciento de los estadounidenses con máscaras. Descubrieron que esto reduciría el número de muertes el 1 de diciembre casi a la mitad, salvando 66,000 vidas.

Murray dice que según un análisis de los datos, los mandatos difíciles realmente podrían ayudar. El equipo de IHME estima que cuando los funcionarios hacen que las máscaras sean obligatorias, el uso aumenta en 8 puntos porcentuales.

Y cuando los mandatos incluyen sanciones, hay un aumento de 15 puntos porcentuales.

COVID-19 podría convertirse en la tercera causa de muerte en EE.UU

COVID-19

La cifra estimada es más de cuatro veces el número de personas que generalmente mueren por sobredosis de drogas en los Estados Unidos cada año, y más de cinco veces el número de muertos por la gripe en un año.

Si la proyección de IHME es cierta, el coronavirus podría convertirse en la tercera causa de muerte en los EE. UU. en 2020, solo por detrás de las enfermedades cardíacas y el cáncer.

Una razón por la cual la proyección es tan alta, dice Murray para el portal NPR, es que el COVID-19 ya se está extendiendo ampliamente en los Estados Unidos.

La lección que estamos viendo en la experiencia en los grandes estados del sur es que hay una respuesta conductual de los individuos. Cuando las cosas se ponen mal en su comunidad, es más probable que los individuos usen una máscara, y sean más cautelosos. Eso ayuda a frenar la transmisión“, dice Murray.

Pero la otra cara de eso es que una vez que hay una mejora en las cifras diarias de muerte, las personas tienden a relajarse demasiado rápido.

Eso crea este potencial para que [los casos] suban, se estabilicen, luego bajen, [entonces] las personas se vuelvan menos vigilantes y luego los casos vuelvan a subir”, dice Murray. “Creo que veremos más de ese fenómeno de montaña rusa durante el otoño”.

“El clima frío podría sobrecargar este ciclo”

Al analizar la trayectoria de la pandemia hasta el momento, los investigadores de IHME han encontrado una estrecha correlación con el patrón estacional de las infecciones por neumonía en los Estados Unidos.

Y ese patrón es que, en igualdad de condiciones, cuando el clima es más frío, el virus parece transmitirse más rápidamente. Este es un análisis estadístico, pero en el que aún no se explica la causa.

La investigación señala por ejemplo, que cuando el clima se vuelve frío, las personas pasan más tiempo en el interior. O podría ser que el virus prospera en el aire más frío. Pero cualquiera sea la razón, el impacto es masivo, según Murray.

En los estados del norte, dice Murray, el análisis sugiere que “en el pico, que será la primera semana de febrero, veríamos aproximadamente un aumento del 50% en la transmisión”. Y dice que el efecto comenzará en noviembre.

¿El bloqueo podría ser una alternativa?

Las proyecciones de IHME son aún más alentadoras porque ya tienen en cuenta la probabilidad de que los estados estén tomando medidas importantes para frenar los casos de COVID-19 en aumento.

COVID-19

El pronóstico asume que el 50 por ciento de las escuelas estadounidenses se apegarán a la instrucción solo en línea durante todo el año escolar 2020-2021; y que los estados cerrarán negocios no esenciales e instituirán órdenes de quedarse en casa una vez que sus recuentos diarios de muertes lleguen a la métrica incómodamente alta de 8 muertes diarias por millón de residentes.

Cuatro estados, Arizona, Florida, Mississippi, Carolina del Sur, ya han pasado esa marca. Se prevé que Georgia y Texas lo alcancen en septiembre. Para noviembre, se prevé que 16 estados lo alcancen.

Por supuesto, no es seguro que haya voluntad política en muchos estados para volver a los cierres. Ninguno de los estados que han alcanzado el umbral hasta ahora ha entrado en modo de quedarse en casa.

Actualmente “vemos mucha evidencia de renuencia a hacer eso”, dice Murray. Pero agrega que precisamente por esa razón el equipo estableció el umbral para el retorno al bloqueo bastante alto.

En comparación, en la primavera, muchos estados implementaron sus mandatos cuando el recuento diario de muertes por COVID-19 alcanzó solo uno por millón.

También puedes leer: Fauci: “los números no mienten”, EE.UU tiene el peor brote de coronavirus en el mundo