Medioambiente

Elimina estos alimentos si quieres cuidar el medio ambiente

Cada día son más las personas que se suman a la tendencia de mantener una alimentación basada en frutas, vegetales, verduras, leguminosas y granos que además de ser beneficiosa para la salud, también lo es para el medio ambiente.

comida y los postres típicos venezolanos Alimentos que parecen sanos pero no son nada saludables

Estas por lo general reducen sustancialmente el consumo de recursos hídricos, hasta 55 por ciento por persona.

Se trata del concepto de huella hídrica es reconocido como altamente valioso para crear conciencia sobre la gran cantidad de recursos hídricos requeridos para producir los alimentos que consumimos, así que científicos estudiaron el consumo de agua relacionado con dietas actuales y recomendadas en tres países europeos.

La investigación se realizó en Alemania, Francia y Reino Unido, donde se tomaron en cuenta a nivel geográfico los factores socioeconómicos del consumo de alimentos, tanto para dietas existentes como para las recomendadas, así como encuestas nacionales de alimentos.

medio ambiente

Los investigadores del Centro Común de Investigación, de la Dirección de Recursos Sostenibles de la Comisión Europea, en Ispra, Italia, delinearon una huella hídrica relacionada con el consumo de alimentos a nivel geográfico detallado en el periodo de referencia 2007-2011.

Determinaron que la huella hídrica del consumo de alimentos (domésticos e importados) por persona y por día es de dos mil 929 litros para Alemania, de tres mil 861 litros para Francia y de dos mil 757 litros para Reino Unido.

medio ambiente

Encontraron diferencias geográficas en los valores de la huella hídrica para las dietas existentes, así como para la reducción de las huellas hídricas asociadas con un cambio en las dietas saludables recomendadas (vegetariana, con carne y pescetariana).

Según con los resultados, publicados en la revista británica Nature Sustainability, cambiar a una alimentación de frutas, vegetales, verduras, leguminosas y granos puede reducir la huella de agua de un individuo hasta en 55 por ciento, convertirse en vegetariano tiene mayor impacto, por lo que dejara aun lado cualquier tipo de carne ayuda al medio ambiente.

medio ambiente

Para todas las 43 mil 786 entidades geográficas analizadas, la huella hídrica disminuye con una dieta saludable que contenga carne (rango 11-35 por ciento); pero con las dietas vegetarianas se observan reducciones mayores (rango 33-55 por ciento).

En otras palabras, cambiar a una alimentación que contenga más vegetales, verduras y frutas no solo es bueno para la salud humana, sino que también reduce sustancialmente el consumo de agua, de manera consistente para todas las entidades geográficas de los tres países”, sostienen los investigadores.

medio ambiente

Una dieta saludable recomendada es una “situación de ganar-ganar”, asegura el equipo científico ya que “los ciudadanos estarán más saludables y sus alimentos se pueden producir utilizando menos agua, uno de nuestros recursos naturales más preciados”.

El mensaje principal de esta investigación es que “si cambias a una alimentación saludable, estarás sano, pero también ayudará a conservar el medio ambiente”, afima Davy Vanham, del Centro Común de Investigación.

Los recursos de agua dulce ya son escasos, pero el problema empeorará debido al crecimiento de la población, los estilos de vida cambiantes y el cambio climático, así que la población podría ayudar más allá de tomar duchas cortas o cerrar el grifo cuando se cepillan los dientes, cambiando su dieta.

Hay una reducida conciencia sobre la cantidad de agua utilizada para producir alimentos, pues se consume mucha agua para criar al ganado y para aceites, azúcares y grasas, pero cultivar frutas y verduras es más eficiente en el uso del vital líquido.

 

medio ambiente

Eliminando la huella de carbono en el planeta

Así lo exige el futuro del planeta y también tu salud. Una dieta saludable tiene como base un alto consumo de frutas, verduras y cereales integrales, pero es que, además, debemos priorizar su consumo por una cuestión de sostenibilidad.

medio ambiente

Lo que ocurre es que para conseguir esto último no sirve cualquier vegetal. Si hablamos de frutas y verduras, hemos de acudir siempre a aquellas que son de temporada y que se cultiven teniendo en cuenta la proximidad.

Esta es la única forma de reducir la huella de carbono al hacer la compra, así que olvídate de las frutas exóticas y tropicales, a menos que sepas que ya se cultivan cerca de ti.

En cuanto a los cereales, la clave está en optar por la variedad, priorizando aquellos que mejor se adaptan al cambio climático, como las leguminosas, la cebada o el centeno.

Menos carne y más sostenible

Aumentar el consumo de vegetales nos permite reducir el de carne, que es uno de los alimentos básicos de nuestra dieta, en contra de las recomendaciones de la ONU. 

De hecho, según los expertos, consumimos muchas más proteínas de las que necesitamos (hasta un 70%).

No es necesario hacerse vegetariano o vegano, aunque siempre es una opción. Pero bastaría con reducir significativamente el uso de la carne en nuestra cocina y comprar solo aquella que se ha producido de manera sostenible.

medio ambiente

La ganadería alimentada con pasto cuida del bienestar del animal y ayuda a combatir la crisis climática. 

En el caso del pescado ocurre lo mismo, y existen formas de saber que se está gestionando de manera sostenible a través del Estándar de MSC.

También puedes leer: La dieta sostenible: cuando los alimentos ecológicos se apoderan de tu mesa