Música

Rosalía: el fenómeno español que España critica

video

La sobreexposición de Rosalía y la reverencia mesiánica con la que muchos la idolatran ha contaminado el producto musical de primera calidad que presenta Rosalía y ha llevado a crear una masa de haters, especialmente en España.

View this post on Instagram

🖤

A post shared by ROSALÍA (@rosalia.vt) on

Los logros de la Rosalía

Rosalía a sus 25 años ha actuado en los tres grandes festivales musicales a nivel mundial: Coachella, Glastonbury y Lollapalooza (donde la revista Rolling Stone admiró que su recital acabase con mucho más público del que empezó).

Además, ha participado en la banda sonora de Juego de tronos; su single Malamente lleva cien millones de reproducciones en YouTube, sus sencillos de música urbana “Con altura” más de 800 millones (el tercer vídeo más visto del año).

La catalana ha trabajado con Pharrell Williams, Billie Eilish y Dua Lipa; y esto todo un fenómeno pop en Estados Unidos donde el expresidente Barack Obama la ha incluido en su playlist del verano; Kourtney Kardashian y Halle Berry subieron stories con su música y Madonna le pidió que actuase en su cumpleaños.

Tim Cook, presidente de Apple, se reunió con ella durante su visita a Madrid (su único otro encuentro fue con Pedro Sánchez); fue invitada a la gala del MET, ha ganado dos Grammy Latinos y dos premios MTV (mejor coreografía y mejor vídeo latino, que también recibió críticas de la comunidad hispana al ser Rosalía europea).

Duras críticas desde su país natal.

A pesar de todos sus éxitos Rosalía recibe grandes criticas de parte de algunos españoles.

Se la ha criticado por cantar flamenco sin ser gitana, como “un disfraz” que se puede poner o quitar según le convenga (“no soporto que tengas más oportunidades que las gitanas que cantan desde niñas sobre sus raíces” tuiteó la activista Noelia Cortés).

Su natal Cataluña tampoco ha sido amable con ella, cuando  la intérprete de “pienso en tu mirar” ganó sus dos Grammy Latinos (el presidente de la Generalitat, Quim Torra, no la felicitó), por profanar la tradición del flamenco puro (una crítica similar a las que recibía Camarón a principios de los ochenta) o por emplear vocablos españolizados en su canción en catalán Milionària, como “cumpleanys” en vez de “aniversari” o “botellas” en vez de “ampolles”.

Las polémicas en torno a Rosalía están por encima de ella e incluso engendran sub polémicas: cuando la Asociación de Gitanas Feministas por la Diversidad le acusó de “desgitanizar” una canción de Los Chunguitos, Me quedo contigo) en los Goya, muchos señalaron que criticar a Rosalía por ello y no a otros artistas que también han versionado al grupo gitano como Antonio Vega o Manu Chao era machista.

Rosalía se ha convertido en el Stalingrado de la guerra cultural que, desde hace unos años, se libra a diario en las redes sociales, los bares y en las reuniones de amigos.

Gran grupo de haters

Los que aseguran odiar a Rosalía no se conforman con comentar que no les gusta su música, sino que sienten el impulso de derribarla desde los cimientos, de abrirle los ojos a sus fans y de explicarles que están escuchando música mal.

Esos haters consideran que ellos se han tomado la pastilla roja cultural, que comprenden cosas que la masa no percibe y su obsesión busca equilibrar la balanza de la, sin duda, desproporcionada adoración que Rosalía despierta.

View this post on Instagram

💸💸💸💸

A post shared by ROSALÍA (@rosalia.vt) on

Respuesta a las polémicas

 La intérprete de “Pienso en tu mirar” a respondido a las acusaciones sobre la apropiación cultural, primero se puso a la defensiva explicando su currículum académico para después admitir su privilegio y desear que su éxito dé visibilidad a artistas gitanos; sobre el procés, reconoce que “para emitir una opinión sobre un tema tan delicado me gustaría tener más conocimiento, mi opinión no tiene más importancia que la de cualquier otro”.

View this post on Instagram

🐻+🌹

A post shared by ROSALÍA (@rosalia.vt) on

Respecto a los españolismos ha aclarado que en el extrarradio de Barcelona (Sant Esteve Sesrovires), donde ella creció, son habituales.

La mayoría de críticos contra Rosalía se están perdiendo una fiesta a la que todo el mundo está invitado.

La astuta actuación de la catalana en los premios MTV impresionó con su versatilidad (una fusión de A ningún hombreYo x ti tú x mí y Aute Cuture: flamenco, latino y urbano), porque hay una canción de Rosalía para cada persona.