Health

Alimentos ultra procesados contribuyen en adicciones y obesidad

Más de la mitad de las calorías consumidas diariamente, podrían ser de alimentos ultraprocesados.

Alimentos ultra procesados contribuyen en adicciones y obesidad

Recientemente, la revista American Journal of Clinical Nutrition estudió cómo los alimentos ultraprocesados pueden generar comportamientos “parecidos a los de las adicciones” como pérdida del control e incapacidad de reducir su consumo.

Los resultados del estudio son sumamente preocupantes, dado que, el estadounidense promedio obtiene más de la mitad de todas las calorías diarias a través de alimentos ultraprocesados.

Pese a que originan de forma comprobada obesidad, cardiopatías y la diabetes tipo 2 por su combinación de grandes cantidades de azúcar, sal, aceites, grasas y otros aditivos.

Para desarrollar la Escala de Adicción a los Alimentos de la Universidad de Yale bajo la que se basó el estudio, participaron más de 500 personas, y se analizaron ciertos alimentos entre los cuales estaban la pizza, el chocolate, las galletas, el helado, las papas fritas y las hamburguesas con queso.

Estas comidas evidenciaron que al igual que los cigarrillos y la cocaína, se retira la fibra, el agua y la proteína y se refinan otros ingredientes que al absorberse con rapidez generan gratificación, motivación y placer.

Un factor común entre la comida ultraprocesada es que es rica en grasas y carbohidratos.

Los alimentos naturales no son refinados ni faltos de proteína o fibra por lo que mantienen un balance en sus macronutrientes, ejemplo de ello son las frutas, los vegetales, carne, nueces, miel, frijoles y semillas.

“Las personas no presentan una respuesta conductual adictiva a los alimentos naturales que son buenos para la salud, como las fresas”, aseguró Ashley Geardhardt, profesora adjunta en el Departamento de Psicología de la Universidad de Míchigan.

En un estudio, Gearhardt descubrió que cuando las personas reducían el consumo de la comida muy procesada, experimentaban síntomas parecidos a la abstinencia que se observa en los drogadictos, como irritabilidad, fatiga, tristeza y compulsión.

En estudios de imágenes del cerebro, otros investigadores han descubierto que las personas que a menudo consumen comida chatarra, con el tiempo pueden desarrollar tolerancia a ella, lo que hace que cada vez requieran mayores cantidades para obtener la misma satisfacción.

Expertos que contradicen el hecho de que los alimentos ultraprocesados sean adictivos alegan que a diferencia de las drogas, estos no causan un efecto inmediato ni lleva a la necesidad y el deseo de consumirlos todos los días. 

Gearhardt indica que al igual que con el cigarro, las sustancias narcóticas y el alcohol, los alimentos ultraprocesados no generan necesariamente adicción en todos aquellos quienes la consumen.

Según investigaciones solo 21 por ciento de las personas que consumen cocaína se convierten en adictos, porque además de los ingredientes de las sustancias y de los alimentos, para crear adicción también influyen factores como la genética, los antecedentes familiares, traumas y antecedentes ambientales y socioeconómicos.

“La mayoría de la gente prueba sustancias adictivas y no se vuelve adicta.Así que si estos alimentos son adictivos, no esperaríamos que toda la sociedad se convirtiese en adicta a ellos”.

Otro aspecto similar entre drogas y alimentos procesados es que las personas reconocen lo dañinos que pueden ser y aún así deciden no dejarlos.

“Lo sorprendente es que mis clientes son casi siempre muy conscientes de las consecuencias negativas de su consumo de alimentos altamente procesados, y normalmente han probado docenas de estrategias como dietas de choque y limpiezas para intentar controlar su relación con estos alimentos. Aunque estos intentos pueden funcionar durante un corto periodo de tiempo, casi siempre acaban recayendo”, resalta Gearhardt. 

También puedes leer: Comida chatarra causa más adicción que la heroína