Life Style

Cambio de hábitos: personas dejaron de bañarse en pandemia

La pandemia del covid-19 ha cambiado los hábitos de muchas personas.

Cambio de hábitos: personas dejaron de bañarse en pandemia

Con la llegada de la pandemia del coronavirus, las personas tuvieron que enfrentarse a un confinamiento mundial, donde los hogares comenzaron a ser las nuevas oficinas.

La pandemia además de cambiar las rutinas fuera de casa, también cambió los hábitos como bañarse o cambiarse la ropa.

Un nuevo reporte de The New York Times, detalló que algunos padres han dicho que sus hijos adolescentes están renunciando a sus duchas diarias.

Una encuesta realizada por YouGov, una firma británica de análisis de datos e investigación de mercado basada en Internet con sede en el Reino Unido, mostró que el 17% de los británicos habían abandonado las duchas diarias durante la pandemia del coronavirus.

Después de que fue publicada esta encuesta en los medios británicos, decenas de personas en Twitter dijeron que habían hecho lo mismo.

Heather Whaley, escritora de Redding, en Connecticut, expresó que el uso de la ducha se redujo en Estados Unidos en al menos 20%, el año pasado, justo durante la pandemia del coronavirus.

Las personas entrevistadas por The New York Times, expresaron que “el acto de tomar una ducha se convirtió menos en una cuestión de función y más en una cuestión de hacer algo por mí mismo que disfrutaba”.

“Nos bañábamos una vez a la semana y nos lavamos en el fregadero el resto de la semana, debajo de las axilas y las partes privadas, y eso fue todo”, dijo para The New York Times, Donnachadh McCarthy, un ambientalista y escritor en Londres que creció tomando baños semanales.

“No es realmente bueno lavarse con jabón todos los días”, dijo McCarthy, quien se ducha una vez a la semana.

personas

Muchos médicos y expertos han afirmado que las duchas diarias “son inncesarias” e incluso, bañarse todo los días podría ser contraproducente.

No solo los adultos han dejado atrás ducharse todos los días desde que inició la pandemia del covid-19, la tendencia también ha alcanzado a los adolescentes.

Según explica el especialista, James Hamblin, doctor, profesor de la Universidad de Yale y autor de “Clean: The New Science of Skin and the La belleza de hacer menos “, la obsesión por la limpieza comenzó en Estados Unidos a principios del siglo XX, cuando las personas comenzaron a mudarse a las grandes ciudades después de la Revolución Industrial.

Las ciudades -para ese momento- estaban más sucias. Razón por la cual, los residentes comenzaron a ducharse con más frecuencia, “para diferenciarse de las masas, las personas adineradas comenzaron a invertir en jabones y champús más elegantes y comenzaron a bañarse con más frecuencia”.

“Se convirtió en una especie de carrera armamentista. Era un significante de riqueza si parecía que podía bañarse todos los días”, añadió el doctor.

A partir de entonces, ducharse se convirtió en un hábito, de todos los días. Hasta este momento, cuando la pandemia del coronavirus cambió completamente las rutinas de millones de personas.

Kelly Mieloch, dijo para el Times que bañarse menos significa tener una mejor piel y un planeta más limpio, “¿Cuál es el sentido de las duchas diarias, cuando rara vez sale de casa excepto para hacer recados, como llevar a su hija de 6 años a la escuela?”.

“No me huelen, no saben lo que está pasando. La mayor parte del tiempo, ni siquiera llevo sujetador”, afirmó.

Mieloch aseguró que dejar de bañarse la había ayudado a mejorar su apariencia, “siento que mi cabello está mejor, mi piel está mejor y mi cara no está tan seca”.

Algunos expertos, como Andrea Armstrong, profesora asistente de ciencias y estudios ambientales en Lafayette College en Easton, Pensilvania, expresaron que sintieron un alivio al enterarse que los estadounidenses no se estaban duchando diriamente.

Según el Water Research Fund, una ducha de ocho minutos usa hasta 17 galones de agua. El agua corriente durante unos cinco minutos consume tanta energía como prender una bombilla de 60 vatios durante 14 horas, según la Agencia de Protección Ambiental.

Mientras que, el lavado frecuente significa usar más botellas de plástico y más jabón, que normalmente se hacen con base de petróleo.

con información de The New York Times.

También puedes leer: La pandemia del covid-19 afectó los nacimientos en EE.UU