Life Style

La alianza Perkins, Will y Schmidt Hammer Lassen convierten autobuses escolares en laboratorio móviles

El estudio de Perkins y Will en Nueva York se ha asociado con la firma danesa Schmidt Hammer Lassen Architects y el grupo de diseño multidisciplinario Arup para crear una propuesta para la modernización de autobuses escolares difuntos en laboratorios móviles de pruebas COVID-19 como un medio para mejorar las pruebas en comunidades desatendidas.

autobuses escolares

El plan del proyecto es adaptar los autobuses escolares fuera de uso en laboratorios de pruebas móviles, un esquema escalable, rápido, económico y fácil de replicar.

Este aplica la nueva prueba aprobada Abbott ID NOW COVID-19, dado que el concepto de diseño equiparía a los autobuses escolares con instrumentos de prueba rápida ID NOW, así como infraestructura de saneamiento como protectores de plexiglás, sistemas de presión de aire negativa y lavamanos basados ​​en la gravedad.

Todos los elementos del laboratorio de pruebas móviles se obtendrían de los proveedores para facilitar la replicabilidad.

Como todos sabemos, la pandemia de COVID-19 ha impactado desproporcionadamente a la población de bajos ingresos y sin hogar.

Si bien nadie es inmune al virus COVID-19, las pruebas y el tratamiento no son iguales. Son las comunidades desatendidas, incluidas las poblaciones de bajos ingresos y sin hogar, las que necesitan nuestra ayuda urgente en este momento”, dice Mariana Giraldo, arquitecta y especialista en planificación estratégica en Perkins y Will New Studio de Nueva York.

‘Queríamos aprovechar la experiencia de nuestro equipo interdisciplinario para ayudar a los necesitados durante la crisis. Creemos que el laboratorio de pruebas móviles es una solución escalable y accesible para cerrar la brecha en las pruebas en nuestro hogar, la ciudad de Nueva York y en todo el mundo’.

Siete parámetros clave

Para el laboratorio móvil COVID-19, el equipo destacó siete parámetros clave que guiaron el diseño: equidad, movilidad, accesibilidad, velocidad, flexibilidad, facilidad de implementación y escalabilidad.

La transformación de los autobuses escolares en instalaciones de prueba, cumplió con los criterios del equipo, ofreciendo una solución que puede adoptarse en cualquier parte del mundo.

“Nuestro objetivo es reunir tecnología intuitiva y diseño de servicios en un espacio de atención móvil único“, dice el director de diseño de experiencia digital de Arup, Paul Mcconnell.

“A través de la creación rápida de prototipos podemos aprender y refinar mejor cómo hacemos que las personas pasen por el proceso y darles a las comunidades la confianza para volver a la normalidad”.

Por seguridad, al público no se le permitiría subir al autobús; se instalaría un dosel y una barrera protectora en el costado del autobús, y se tomarían muestras detrás de una barrera protectora.

Luego, las muestras se etiquetarían y se llevarían al entorno del laboratorio en el autobús a través de una caja de paso.

Cada laboratorio alojaría a dos técnicos que analizan las muestras con los instrumentos de prueba rápida ID NOW, registran y cargan los resultados en la base de datos oficial del gobierno federal y luego descartan las muestras de prueba y los materiales gastados en bolsas de residuos de riesgo biológico para su eliminación segura.

Los resultados se comunicarán verbalmente o se transmitirán a través de la aplicación del teléfono inteligente a la persona.

Los denominados COVID-Bus

Esta iniciativa también la aplicó una empresa con sede en Bergondo, la cualha ideado una forma de transformar vehículos como camiones o furgonetas en laboratorios móviles para luchas contra el coronavirus.

autobuses escolares
Imagen Perkins and Will Project

Se trata de Silman 97, que ya empezado a hacer realidad esta idea y propone que las Administraciones públicas utilicen este sistema para las zonas rurales, donde los centros médicos escasean.

Así nacen los denominados COVID-Bus, tres formatos de autobuses escolares diseñados para un desplazamiento rápido y que contengan lo necesario siendo totalmente autónomas para desarrollar su función.

Las unidades son adaptables a tres formatos: furgoneta, camión y tráiler. Pueden contar con zona para test rápidos PCR, con zona para laboratorio, zona de atención y un espacio para residuos.

Un portavoz de la empresa relata qué decidieron aportar su pequeño granito de arena para luchar contra este virus y que se les ocurrió adaptar estos vehículos, que cuentan con “generador” y son “autosuficientes”.

Servirían para desplazarse a “zonas apartadas” para realizar “cualquier revisión”. Son como “un ambulatorio móvil”.

Todas las unidades de autobuses escolares cuentan con sistemas de limpieza mediante ozono y luz ultravioleta, “lo que garantiza la mayor desinfección”, según relata Silman 97.

También cuentan con dispensadores de hidrogel, control de temperatura corporal y zona de alfombra húmeda con agua ozonizada para la suela de los zapatos y sistema de purificación de aire por ozono.

Te puede interesar: Las estaciones de prueba de COVID-19 en Los Ángeles pueden reutilizarse para atender a las personas sin hogar