Gastronomy

Gastronomía sostenible: respetar el medio ambiente mientras comes 

La escasa sostenibilidad del modelo de producción y consumo que mantiene el ser humano genera alarmas y grandes preocupaciones respecto al futuro.

Desperdicio de alimentos, sequía, sobrepesca y demás abusos, impactan de manera negativa en nuestro medioambiente. Para hacer frente a estos males han surgido iniciativas que buscan el mayor aprovechamiento de los alimentos.

No obstante, la creciente población y la demanda cada vez mayor exigen un gran cambio que vaya más allá del reciclaje: una transformación de la alimentación a nivel mundial.

Según los investigadores, la manera en que se puede contribuir es con la gastronomía sostenible, un sistema de alimentación que sin perder calidad utiliza los ingredientes en cantidad y forma responsable.

Este tipo de alimentación tiene como filosofía respetar el medio ambiente y sacar un provecho ético del producto que deberá ser lo más “limpio” posible. Para ello se requiere que ganaderos y agricultores ofrezcan productos que respeten el calendario natural de producción, (las estaciones).

Te puede interesar: Las exquisiteses de la pequeña Geneva le dan sabor a New York

El Movimiento de Alimentación Sostenible, una iniciativa social con sede en Grecia, se basa en el concepto “de la granja a la mesa” y asesoran a profesionales de la restauración para fomentar la sostenibilidad de su negocio.

Apuntándose a la gastronomía sostenible

El consumo de productos sostenibles se basa en alimentos producidos cerca, de forma justa, de temporada, de forma ecológica y que tienen pocos envases.

Los especialistas indican que es bueno prestar atención al empaquetado y el aprovechamiento: “Mirar las etiquetas para ver de dónde viene la comida; controlar los desperdicios, licuando los vegetales maduros en zumos, purés o cremas; evitar el plástico y todo lo de usar y tirar; y al botar, reciclar“.

Se estima que el norte de Europa lleva la delantera en gastronomía sostenible especialmente Dinamarca, país que destaca por ofrecer alimentos ecológicos en comedores colectivos.

Sin embargo, faltan ayudas gubernamentales y más información a todos los niveles. Sería apropiado organizar charlas en escuelas para concienciar a los niños y crear una cultura de la sostenibilidad.

Te puede interesar: La moda de los alimentos ecológicos ¿son verdaderamente saludables?

Atamayca Jiménez