Fashion

Apostar por los Millennials podría costarle a la industria de la moda más de $ 14 mil millones

La industria de la moda debe enfrentar el problema que se presenta entre las generaciones de los millennials y sus gustos a la hora de escoger sus vestuarios.

millennials

Entre las personas mayores y los jóvenes por cuáles se debería inclinar a la hora de hacer cuentas. Así lo destaca información aportada por un trabajo de investigación.    

Durante demasiado tiempo, las industrias de la moda y la belleza han sido asombrosamente resistentes a reconocer cuán elegantes están y quieren permanecer las personas que pertenecen a la generación de consumidores mayores, dijo Diane Kenwood, miembro del consejo de International Longevity Centre-UK (ILC) 

Por otra parte el estudio se produce en medio de marcas y minoristas que aumentan sus intentos de cortejar a Gen Zers, cuyos costumbres y expectativas de compra son muy diferentes a las generaciones anteriores. 

millennials

La moda, como muchas industrias, tiene una larga historia de ageism es decir en ese sector, la discriminación siempre ha estado presente, por sexo, edad, raza, etc.

Ahora cuando centrar su atención casi exclusivamente en las generaciones más jóvenes, la industria de la moda corre el riesgo de enajenar lo que es una industria multimillonaria por derecho propio, se lee en comentarios hechos sobre este asunto.

 “El potencial de estos consumidores es enorme y se ha dejado de lado vergonzosamente. Sin embargo, siento un cambio en las actitudes que comienzan a agitarse, y espero que el cambio cobre impulso”, dijo Diane Kenwood.

 “Durante demasiado tiempo, las industrias de la moda y la belleza han sido increíblemente resistentes a reconocer cuán elegantes y elegantes están y quieren permanecer la generación de consumidores mayores”, dijo a The Guardian Diane Kenwood, miembro del consejo de ILC. 

El ageismo tiene un costo

La investigación en referencia revela que los modelos de mayor edad han estado más presentes en las industrias de la moda y la belleza en los últimos años.

Por ejemplo, la actriz de 72 años Helen Mirren sirve como embajadora de la marca de belleza L’Oreal, y la autora de entonces 82 años Joan Didion fue elegida para protagonizar una campaña de 2015 para la casa de lujo francesa Celine

millennials

Por otra parte también estaba el cantante y compositor de 76 años Joni Mitchell , quien también en 2015 tuvo una campaña con la casa de lujo Saint Laurent; y en 2019, Iris Apfel, de 92 años, firmó un contrato de modelado con IMG. 

Hill dijo a The Guardian, “las personas consideradas como “personas mayores” (Gen Xers y boomers) han aumentado su gasto en moda en casi 21% entre 2011 y 2018. 

La investigación reveló también que las mujeres generalmente dejan de gastar dinero en la moda una vez que alcanzan los 75 años, pero todavía están interesados ​​en verse y sentirse elegantes. 

Por su parte al conversar sobre el tema con The Guardian, Ari Seth Cohen, creador del blog Advanced Style, dijo que la industria de la moda tiene miedo a la mortalidad. 

millennials

Las marcas de moda y belleza han estado ignorando a sus clientes mayores durante años, dijo Cohen.

“En lugar de tratar de llegar a este grupo demográfico inteligente, se aprovechan de sus inseguridades y usan el miedo y la propaganda ageista para vender productos de belleza que prometen la ideología ridícula y dañina

Para tener en cuenta

La bomba de la longevidad da vértigo, sí. Pero, desde hace un lustro no se habla solo de colapso y fin del Estado de Bienestar, sino de silver economy o economía de las canas.

Algunos expertos claman que no se demonice a los mayores y dicen que cumplir años será el mayor estímulo para el crecimiento del PIB. “Vencer el envejecimiento será el negocio más grande del mundo.

El futuro está en la gente con pasado”, asegura el español Juan Carlos Alcaide, experto en silver economy y marketing que estudia el envejecimiento y su efecto empresarial desde 2004, publicó La Nación.

Te puede interesar: Balenciaga lanza una nueva colección de “zapatillas de deporte Zen” inspiradas en la “tecnología atlética”