Entertainment

Magaly Barnola de Otaola: una venezolana enamorada del trabajo del hombre

La alegría y la elegancia tan características de la mujer venezolana, son dos de los grandes rasgos que resaltan en la figura de Magaly Barnola de Otaola, una caraqueña que se ha ganado un lugar en el sitial de honor  de los grandes artistas venezolanos y del mundo entero.

This image has an empty alt attribute; its file name is Captura-de-Pantalla-2019-12-09-a-las-9.11.17-p.-m.-1024x530.png

La serie  “Titanes” y “Conexiones Dinámicas” expuesta en la pasada exhibición de Art Basel en Miami, es tan solo una muestra del impacto de su obra; misma que se ha convertido en el hilo conductor de su arte: la trascendencia del hombre.

Barnola de Otaola no se adentra en el mundo artístico como una mera casualidad, el conocer que era sobrina del pintor venezolano Cristobal Rojas, uno de los más importantes pintores del siglo XIX en el arte venezolano, fue uno de los hechos que marcaron su paso por el mundo del arte.

Esta venezolana ha sido catalogada dentro de las corrientes del futurismo y el postmodernismo, con una obra que se ha ganado un amplio espacio en el mundo entero: el trabajo del hombre, el cual ha sido su gran pasión e inspiración. Y es esa la  que plasma en el lienzo donde muestra cómo las máquinas llevan al hombre más allá de los límites.

This image has an empty alt attribute; its file name is Captura-de-Pantalla-2019-12-09-a-las-9.11.38-p.-m.-1-1024x543.png

“Lo vi en una realidad extraordinaria cuando presencié esas grandes construcciones. Vimos el músculo y la inteligencia del ser”.

Para Barnola de Otaola, lo que el hombre ha producido en la era industrial es parte de su propia trascendencia.

“El hombre en el jardín, en una grúa o en una bicicleta; uno y otro conformaban un solo ser, un perfecto binomio organizado”.

El lienzo en blanco, testigo del éxtasis

Magaly Barnola
Imagen: Titans (magalybarnola.com)

El “Canvas en blanco”  es el que se ha convertido en el gran testigo de la musa que inspira la mano de Barnola de Otaola, quien usa el lienzo no solo para plasmar arte, sino para plasmar emociones.

“Cuando estas frente al Canvas en blanco y ves el punto en el espacio y llega una emoción grandísima; como un éxtasis, que te sumerge en la obra y te exige adentrarte en ella”.

“Me instalaba en un estado de fascinación al momento de pintar; no importaba nada, solo el dibujar; era sentir que ese dibujo se convertiría en algo hermoso”.

Una obra que trasciende

Su obra se inspira en el incansable deseo de progreso y conocimiento de la humanidad; y ha tomado relevancia en la era moderna, siendo gratamente recibida por la generación millennial.

Además, se caracterizan ampliamente por el trabajo gestual a mano alzada, a través del cual logra recrear la ensoñación y la investigación que lleva a cabo previamente ante cada trabajo.

Magaly Barnola
Imagen: Lírica de los mares (magalybarnola.com)

Magaly Barnola de Otaola toma sus emociones y las conserva en la retina, convirtiéndolas en un trabajo casi lírico que plasma en el instante.

Las obras de Magaly han sido expuesta en varias exhibiciones grupales, comenzando en 1976 con una exhibición grupal en la Escuela de Artes Visuales Cristobal Rojas en Caracas.

Más tarde pasó a exponer en el Salón Michelena en 1998, la Exhibición del Metro de Caracas en la Estación La Hoyada en 1990, el Salón Venezuela en Nueva York 1992 y el Salón Aragua en 1993.

Además recibió el Primer Premio por su Serie Man Time en el Metro de Caracas 1991 y su trabajo, un dibujo a tinta china, también obtuvo la portada de la revista “Camuri” en 1978.

Desde 2010 hasta la actualidad, la artista ha desarrollado nuevos pasos en su creación hacia obras figurativas basadas en el tema de “Hombre-Tecnología”.

También puedes leer: Magaly Barnola, una venezolana que trasciende limites con su arte