Fashion

En la realeza también se heredan los armarios

Muchas veces el estilo y el sentido de la moda se heredan. Entre las familias reales se acostumbran a heredar las joyas, pero al parecer también algunas piezas de los armarios reales han pasado a las nuevas generaciones.

 

Un ejemplo de ello ha sido la reina Victoria de Suecia, que en los recientes premios Nobel  ha lucido el mismo traje que vistió su madre, la reina Silvia de Suecia, 23 años antes en el mismo evento.

El diseño, de Nina Ricci, es un vestido palabra de honor que combina el rosa en el corpiño, el dorado en un fajín y el gris con acabado satinado en una voluminosa falda con una gran lazada en la espalda. Además del vestido, la princesa Victoria, igual que lució entonces la reina Silvia en 1995, llevó la banda y la orden de la familia real sueca.

Este no es el primer guiño de Victoria de Suecia a su progenitora. El año pasado, en 2017, la princesa hizo al menos tres apariciones públicas luciendo ropa que había pertenecido a la reina de Suecia.

En abril, la princesa llevó un vestido azul marino con topos rojos y lazo al cuello de Yves Saint Laurent que su madre se puso en 1980. Unos meses después, en Nueva York, Victoria de Suecia escogió el vestido fucsia que la reina llevó en un posado de Drottningholm en 1984; y en agosto, la princesa eligió el mismo vestido amarillo pastel con rayas en rojo y gris que su madre lució casi 40 años antes, justo un año después de tenerla a ella.

Te puede interesar: Maternidad: ¿cómo se adueñará Meghan Markle de la moda?

 

Homenaje en la corona española

Una costumbre que parece asentarse entre otras familias reales. En España, la reina Letizia homenajeó en enero a doña Sofía llevando por primera vez ropa de su vestidor.

Fue para la celebración del 80 cumpleaños de don Juan Carlos con un almuerzo en la Zarzuela cuando doña Letizia decidió rescatar del armario de doña Sofía un traje que la reina emérita había lucido 34 años antes.

Se trata de un vestido gris hasta la rodilla de manga larga y abullonada con rayas finas y un lazo anudado a un lado del cuello que la esposa de don Juan Carlos lució durante una visita al centro de rehabilitación médico-psicopedagógico Dionisia Plaza, en la localidad madrileña de Aravaca, en noviembre de 1984.

Además del traje, ambas coincidieron prácticamente también en la edad. La reina Sofía tenía entonces 46 años, los mismos que cumpliría solo unos meses después la esposa de Felipe VI. El toque de distinción lo pusieron los complementos.

Mientras que doña Sofía combinó el vestido con un collar de perlas largo y unos zapatos bajos, la Reina no utilizó ninguna joya más allá de los pendientes y aportó el toque moderno del siglo XIX con sus botas altas en color rojo, de Magrit, que ya lució en un par de ocasiones la pasada Navidad.

Lee aquí: Cine y moda: 5 películas que toda fashionista debe ver

 

De tal madre tal hija

Un caso parecido es el de Máxima de Holanda, aunque en lugar de reciclar el armario de su suegra, la reina Beatriz, son sus hijas quienes han vestido prendas que ella ya había lucido antes y, además, las tres en el mismo día, durante la celebración del 51 cumpleaños del rey Guillermo de Holanda el pasado abril.

La mayor y futura heredera al trono, Amalia de Holanda, recicló una chaqueta beige del armario de la reina que combinó con su conjunto de dos piezas en tonos naranjas. L

a princesa Alexia, por su parte, vistió la misma falda negra midi y la cazadora vaquera que su madre lució en 2004, cuando acompañó a su marido, entonces príncipe Guillermo, al Día de la Reina. Y, por último, la más pequeña, la princesa Ariane, utilizó la chaqueta de punto beige que la monarca ha lucido en varias ocasiones.

Te puede interesar: ¿Quiénes son las influencers más populares en el mundo de la moda?

Isabel Cisneros