Educación

La lucha de los latinos por educación superior

A lo largo de la última década, la tasa de abandono escolar entre latinos ha disminuido, pasando de 32 por ciento en el 2000, a 12 por ciento en el 2014, entre jóvenes de edades 18 a 24 años. Gracias a ello, la tasa de abandono escolar a nivel nacional descendió de 12 a 7 por ciento en el mismo período.

Los estudiantes latinos tienen mayor presencia ahora en colegios y universidades, alcanzando hoy el 35 por ciento de los habitantes de 18 a24 años, estando inscritos en algún colegio o universidad, lo cual representa un significativo crecimiento comparado con el 22 por ciento en 1993.

Los estudiantes latinos o hispanos se inscriben mayormente a programas de dos años, en colegios o universidades comunitarias. Cerca de la mitad (50 por ciento) de los estudiantes hispanos se encuentran en esa condición, en tanto que sólo el 30 por ciento de estudiantes blancos, 32 por ciento de origen asiático y 36 por ciento de estudiantes afroamericanos se inscriben en programas de dos años.

Sólo 22 por ciento de los jóvenes latinos tienen deudas escolares, siendo menores de 40 años, en comparación con el 42 por ciento entre hogares blancos y 40 por ciento entre hogares con jóvenes afroamericanos.

Educación en NY: ¿cuáles son las mejores universidades?

 

Estados Unidos, una tierra de oportunidades

 

Para muchos latinoamericanos Estados Unidos es la tierra de las oportunidades, por ello muchas familias hacen los sacrificios de llegar a este país para brindarle una mejor calidad de vida a sus hijos.

Si bien la educación escolar es libre para todo residente del país, la educación universitaria es otro tema. Durante el mandato del presidente Barack Obama anunció que jóvenes inmigrantes sin autorización legal para residir en el país, tendrían la oportunidad de permanecer en Estados Unidos y obtener una visa de trabajo.

Para los estudiantes que son inmigrantes sin permiso legal y se han graduado de la universidad, la nueva política significó que tendrán la oportunidad de trabajar en su campo de estudio, algo que antes sólo podían hacer como contratistas independientes o practicantes sin sueldo. Para los inmigrantes más jóvenes recién graduados de la preparatoria eliminarán algunos obstáculos para obtener un título universitario. El principal problema, sin embargo, seguirá siendo el costo.

Tal vez este no era un camino a la ciudadanía, sino más bien una oportunidad para evitar la deportación y trabajar. Pero con las nuevas políticas del actual gobierno del presidente Donald Trump, todas estas oportunidades se han visto limitadas.

También puedes leer: Educación primaria en Nueva York: ¿escuelas públicas o privadas?

Isabel Cisneros