Educación

Este es el primer país del mundo en prohibir los smartphones, pero solo en los colegios

Francia ha votado en su legislación a favor de prohibir el uso de smartphones en los colegios convirtiéndose así en el primer país del mundo que pone freno al uso inapropiado de estos dispositivos.

Se trata de una ampliación de la ley de 2010 que limita el uso de dispositivos en el salón de clases. La actualización ahora señala que no estará permitido utilizar los teléfonos en ningún lugar del recinto estudiantil.

A partir de septiembre de este 2018, los estudiantes franceses de hasta 15 años tendrán prohibido usar teléfonos móviles en cualquier lugar de la escuela, como parte de la nueva ley que busca la “desintoxicación” de los jóvenes adictos a los dispositivos.

Según las estadísticas, más del 90% de los jóvenes entre 12 y 17 años poseen un teléfono móvil y lo lleva al colegio. Esto suscitó la promesa del presidente Emmanuel Macron, durante su campaña electoral, en torno a la limitación del uso de smartphones por los niños en guarderías, escuelas primarias y secundarias.

Te puede interesar:

El compromiso de Macron ya es una realidad aunque la nueva ley es una ampliación de una ordenanza de 2010 que prohíbe el uso de teléfonos en clases. La actualización establece que ningún estudiante podrá hacer uso de un dispositivo móvil ya sea en clase, patios, durante el recreo o descansos, ni en ningún otro lugar de la escuela.

No se expresan detalles acerca de cómo harán los colegios para implementar la ley, por lo que cada institución aplicará sus propios métodos y reglas para cumplir con el requisito.

La ley tiene como finalidad hacer reflexionar a toda la población sobre el uso de smartphones en la sociedad. Los expertos aseguran que los niños que utilizan estos dispositivos se han vuelto adictos a ellos y esto les genera consecuencias negativas en el plano académico impidiéndoles concentrarse en sus estudios.

Te puede interesar:¿Mucho tiempo en las Redes Sociales? Facebook e Instagram limitarán su uso

Atamayca Jiménez