Educación

Atendiendo las necesidades de los niños sordos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) especificó que más del 5% de la población mundial, es decir 360 millones de personas, padece pérdida de audición discapacitante. Entre ellos, 328 millones son adultos y 32 millones niños.

La mayoría de los niños sordos son hijos de padres oyentes (el 90% aproximadamente), por ello se afirma que están relativamente privados de input lingüístico y de desarrollo de lenguaje, y que además viven en un ambiente comunicativo menos eficiente, en comparación con los niños oyentes y sordos hijos de padres sordos.

Los problemas de comunicación pueden tener efectos importantes en la vida cotidiana y generar sensación de soledad, aislamiento y frustración, sobre todo en las personas mayores que padecen pérdida de audición.
Importancia del lenguaje de señas a temprana edad.

La incorporación temprana del lenguaje de señas (LS) en niños sordos surge como una posibilidad de disponibilidad lingüística y comunicativa, no obstante, en la actualidad se estima que, fuera de Estados Unidos, sólo aproximadamente el 10 % de los niños sordos son introducidos inicialmente al lenguaje de señas y que sólo la mitad de los niños sordos que usan LS, lo usan también con su familia, y sólo unos pocos mantienen conversaciones cotidianas con sus padres oyentes.

Todo esto a pesar de existir ya suficientes evidencias del status del LS como lenguaje natural o verdadero.

También puedes leer: Los niños latinos y sus retos en Nueva York

Compromiso de los padres

La disponibilidad y accesibilidad de la comunicación padres – hijos es quizás la variable individual más importante en el desarrollo de los niños sordos. Un temprano establecimiento de lenguaje, fundamenta la adquisición de la lecto escritura y de herramientas cognitivas y sociales durante la escuela, y puede ser el mejor predictor individual del éxito académico.

Enseñanza bilingüe

En Suiza, un gran numero de niños con discapacidad auditiva asisten a escuelas normales. Pero la Federación Suiza de Sordos dice que con esta atención demasiados alumnos tienen problemas, y aboga por un concepto más bilingüe de la enseñanza, donde el lenguaje de signos adquiera el mismo peso que el lenguaje oral.

Los niños sordos a menudo tienen dificultades para seguir las clases normales, y también hay escasez de maestros de lenguaje de signos debidamente capacitados. Muchos, al ser el único niño sordo de la clase, se sienten aislados.

Desafío universitario

Llegar a la universidad sigue siendo todo un reto para muchas personas sordas. Una de las dos únicas personas sordas doctoradas en Suiza es la presidenta de la federación, la doctora en medicina Tatjana Binggeli. Estudiar exige la ayuda de un traductor de lenguaje de signos y pasar muchos trámites burocráticos. “Esto requiere una voluntad de hierro y un rendimiento académico muy alto”, cuenta Raschle.

La experiencia de Bachmann es la misma. Pocos de su escuela pasan a una escuela preparatoria, que entrena a los alumnos para la universidad. La mayoría opta por el aprendizaje. El objetivo del centro es capacitar a sus alumnos para la vida fuera, explica. La comida, por ejemplo, se prepara con la ayuda de un alumno sordo que quiere convertirse en chef.

Lee aquí: ¿Cómo ayudar a los niños con ansiedad?

Isabel Cisneros