Ciencia

Venus, el próximo destino de la NASA

Así es como la NASA buscará el origen de la vida

La NASA tiene un nuevo destino.

La institución espacial anunció la creación del LLISSE, una sonda creada con el fin de soportar las altas temperaturas que se registran en la superficie de Venus.

Venus es uno de los planetas más enigmáticos para la NASA.

Gracias a su compleja e infernal atmósfera, lo poco que se sabe de nuestro planeta vecino es gracias a las misiones espaciales efectuadas desde la década de los sesenta.

La NASA tratará de mantener operativo el módulo por un lapso de 60 días. LLISSE será un módulo en forma de cubo con lados de 25 cm de longitud.

El lanzamiento de esta sonda dependerá del progreso de su construcción, por lo que la misión podría retrasarse más allá del 2026.

Venus, el gigante desconocido

NASA

Venus es llamado con frecuencia el planeta hermano de la Tierra, ya que ambos son similares en cuanto a tamaño, masa y composición.

Además de girar sobre sí mismo lentamente, en el año 1964 se confirmó que Venus lo hace de Este a Oeste en lugar de Oeste a Este como hacen el resto de los planetas (excepto Urano).

Pero la verdad es que su atmósfera es muy densa, 95% de ella es dióxido de carbono (CO2), 4% es nitrógeno y sólo tiene pequeños indicios de oxígeno.

Esto hace que la presión atmosférica venusiana al nivel de la superficie sea 90 veces superior a la presión atmosférica en la superficie terrestre.

La exploración de Venus

Desde 1961 hasta mediados de los años 80’s, animada por el éxito del Sputnik, la URSS dedicó grandes esfuerzos (más de 20 sondas espaciales) a la conquista de Venus.

Lamentablemente, la mayor parte de los lanzamientos terminaron en fracasos.

El 1º de marzo de 1966, la sonda soviética Venera-3 consiguió llegar a la superficie de Venus, aunque se estrelló contra ella, sin poder dar ninguna nueva información.

El primer aterrizaje exitoso en Venus lo realizó la sonda Venera-7 el 15 de diciembre de 1970. Detectó en la superficie temperaturas de entre 457 y 474º C.

También tuvo éxito la Venera-8, que aterrizó en Venus el 22 de julio de 1972. Sus instrumentos indicaron que las nubes de Venus formaban una capa compacta que terminaba a 35 kilómetros sobre la superficie.

La NASA ha lanzado cinco sondas a Venus:

  • Mariner-1
  • Mariner-2
  • Mariner-10
  • Pioneer-Venus y Magallanes

Además, en tres misiones que tenían como destino otros planetas, las sondas espaciales han sobrevolado Venus con el fin de profundizar en el estudio de sus características.

La NASA también buscará el origen de la vida

video

Anteriormente, la NASA habría anunciado el proyecto “Dragonfly”, la gran misión destinada a buscar el origen de la vida en una luna de Saturno.

La agencia espacial cierra de esta manera su ciclo con Opportunity tras 15 años de exploración y más de 45 kilómetros recorridos.

El proyecto ‘Dragonfly‘ forma parte del programa New Frontiers y busca explorar Titán, la luna más grande de Saturno.

Dicha misión usará por primera vez un drone capaz de trasladarse a gran velocidad abarcando distancias más largas.

Según la NASA, la exploración obedece a que Titán posee una particular composición que podría contener vida microbiana.

El objetivo principal de la misión es descubrir el origen de la vida.

Dragonfly será la cuarta misión de New Frontiers, que busca realizar exploraciones espaciales abarcando todo el Sistema Solar.

Te puede interesar: ‘New Horizons’, la nave que sobrevuela por primera vez el mundo más lejano del sistema solar