Ciencia

Los irresistibles antojos de comida que pueden ser resistidos de esta forma

Cuando comemos un alimento que nos gusta, creamos un recuerdo positivo. Es por ello que los antojos están vinculados a la memoria.

Cuanto más consumimos ese alimento, más reforzamos el recuerdo.

Al formarse estos recuerdos positivos, se instalan en nuestra conciencia como un anhelo.

Es entonces cuando un olor, sentimiento o lugar pueden traer a la mente esa memoria y provocar el antojo.

Los antojos están directamente relacionados con los centros de recompensa en el cerebro.

Nuestras emociones y estilo de vida pueden hacer que los antojos sean más difíciles de resistir.

Diversos factores influyen:

  • Estrés: comer papas fritas, chocolate y galletas se ha asociado con un mayor estrés.
  • Mayores niveles de aburrimiento y ansiedad.
  • Dormir durante el día se ha relacionado con los antojos, mientras que los patrones de sueño pobres o inusuales se han asociado con un índice de masa corporal (IMC) más alto.
  • Se ha demostrado que las dietas restrictivas también aumentan los antojos.

Te puede interesar: Contra la ansiedad: 5 alimentos para aliviar el estrés

Existen formas comunes de prevenir o controlar los antojos.

1.- Beber abundante agua. Un estudio encontró que beber 500 ml de agua antes de una comida ayudaba a las personas a perder peso.

Asegúrate de comer lo suficiente a la hora de las comidas para evitar que busques golosinas azucaradas por la tarde o por la noche“, aconseja la terapeuta Sally Baker.

2.- Más acción y movimiento: Estudios mostraron que los antojos de chocolate se redujeron cuando las personas hacían algún ejercicio rápido.

Si te sientes estresado, ansioso o incluso aburrido, puedes hacer algo distinto que comer para salir de ese estado de ánimo negativo“, señala Baker.

Dar un paseo por un parque funciona para muchas personas, reunirse para conversar con amigos o incluso un baño puede ser mucho más satisfactorio que recurrir a un refrigerio y es más probable que te haga sentir mejor“.

No obstante, una investigación del psicólogo social Carey Morewedge, de la Universidad de Boston, ha mostrado una nueva forma de resistir a un antojo.

En el estudio, se les pidió a los participantes que imaginaran el consumo repetitivo de dulces o queso, y observaron una disminución en la cantidad consumida cuando a los sujetos se les ofrecieron los alimentos imaginados previamente.

Se trata de una forma más agradable de resistir un antojo.

Te puede interesar: No confíes en estos alimentos: aceleran tu envejecimiento