Ciencia

Así afecta el ruido tu estado de ánimo

Cada vez más se está reconociendo que los edificios no solo deben ser construidos de manera funcional, también deberían ser acústicamente agradables.

Así afecta el ruido tu estado de animo

Es por ello que ciertos arquitectos e ingenieros se están replanteando el diseño de espacios y los materiales a utilizar.

Las investigaciones científicas basadas en “la arquitectura aural” -la experiencia humana del sonido en el espacio- consideran que puede tener un efecto profundo sobre cómo la gente se siente dentro de un edificio y cómo influye en su salud.

La arquitectura aural tiene que ver con cómo escuchamos los edificios, con los sonidos dentro de los edificios y cómo reaccionamos a estos“, dice Trevor Cox, un ingeniero acústico de la Universidad de Salford en Manchester, Reino Unido.

Te puede interesar: ¡No es un fantasma! La física explica los extraños sonidos nocturnos en tu pasillo

Entra en un cuarto vacío con los ojos vendados y podrás ‘escuchar’ su tamaño: si el techo es bajo o si tiene alfombra solo por la forma en que el sonido rebota en estas superficies“, explica Barry Blesser, exingeniero eléctrico del Instituto Tecnológico de Massachusetts.

La manera en que el sonido interactúa con la estructura física de un edificio puede alterar nuestros estados de ánimo y emociones de manera significativa.

Un escenario común es el cuarto de baño que puede hacer sonar mejor la voz al cantar. Este espacio, por ejemplo, se percibe como agradable porque nos hacen sentir relajados o a gusto.

Pero el ruido molesto ha sido asociado con la depresión y la ansiedad y hasta podría ser causa de la disminución en el rendimiento humano.

La ciencia detrás de la arquitectura aural

Su madre la desconectó de las redes, pero le respondió a su audiencia gracias a un frigorífico inteligente

Un estudio neurológico que analizó cómo las propiedades acústicas de las estructuras influyen en la función cerebral concluyó que escuchar brevemente un tono de 110 Hz reduce la actividad en los centros del habla del cerebro y la traslada a otras regiones cerebrales.

El arquitecto estadounidense Shea Michael Trahan usa la cimática -la manera en la que las superficies vibran- y tecnología de impresión 3D para descubrir qué efecto podría tener en nuestra consciencia un cuarto que aplica muchos tonos.

Trahan está creando estructuras en tres dimensiones que espera puedan ser ampliadas de forma que puedas entrar y cantar en “sí bemol” o en “do” para hacer que el edificio resuene o conteste “cantando”.

Te puede interesar: Alejarse del ruido para aumentar la creatividad