Business

Los escudos suspendidos de Christopher Gernigon: el futuro del restaurante

Aunque en la sala de un restaurante ya nada volverá a ser como antes, la idea es adaptarse al distanciamiento social no estará al alcance de todos los establecimientos.

El mundo de la gastronomía se prepara para reabrir tras el confinamiento producido a raíz de la pandemia del coronavirus. Han ido surgiendo ideas para poder abrir los negocios preservando la salud de los comensales.

No obstante, los restaurantes y bares deben encontrar una forma nueva y segura de acoger a los clientes mientras se distancian socialmente.

Ya han surgido algunos restaurantes y bares que están pensando en aplicar algunas iniciativas, como es el caso de un restaurante de Amsterdam, el cual coloca a los comensales en sus propios invernaderos individuales.

This image has an empty alt attribute; its file name is mediamatecamsterdam.png

El diseñador Christopher Gernigon conceptualiza plex’eat que suspende viseras protectoras XXL alrededor de las cabezas de los comensales.

Mientras los comensales se sientan alrededor de una mesa en un restaurante, el plex’eat de Christopher Gernigon cuelga del techo, como luces colgantes, para rodear la parte superior del cuerpo de cada persona.

Estos escudos se curvan hacia arriba en la parte trasera para permitir que los usuarios entren  y salgan.

Hechos de plexiglás transparente, los conos colgantes aseguran que los comensales aún puedan verse y comer. También son livianos y fáciles de limpiar entre restaurantes.

Pero, a medida que nos adaptamos a la nueva normalidad, ¿podría realmente ser este nuestro futuro para cenar con seguridad?

restaurante

Unas mamparas que permiten estar juntos pero no revueltos

En otros países se Europa los dueños de restaurantes están barajando algunas ideas similares, tal es el caso de un empresario español, quien lleva más de 20 años en el rubro. Ha ideado una manera de poder abrir los negocios sin que sus clientes corran peligro de contagio.

Su idea, por cierto, también se está barajando en Italia, el otro país europeo junto a España más afectado por el coronavirus.

Se trata de un sistema de mamparas de metacrilato con las que se separa a los comensales en las mesas de manera que todos estén juntos, pero sin entrar en contacto unos con otros.

restaurante

Manuel Gil explicó a Telemadrid que se trata de “unas mamparas que permiten estar juntos pero no revueltos. Son mamparas de metacrilato. Tenemos varios modelos y se trata de que la hostelería pueda abrir cuanto antes”.

Hay, además, una variable mucho más difícil de medir: el ánimo de la clientela.

Dispensadores de desinfectante, mascarillas salvo para el momento de comer o toma de temperatura en la entrada son algunas de las medidas que se barajan. Podrían asegurar cierta salubridad, pero también ahuyentar al público.

“Cuando vas a un restaurante, por humilde que sea, buscas una experiencia que no solo es gastronómica; también es social. Si esa parte empieza a ser incómoda, comer y beber deja de ser una fiesta. ¿Para qué voy a ir a un restaurante en unas condiciones en las que parece que voy al hospital?”, declaró el cocinero español Andoni Luis Aduriz a La Provincia.

Te puede interesar: Reaperturas de restaurantes en Nueva York incluirá una capacidad limitada