Cannabis

Aceite de Cannabis casero: así puedes prepararlo

El cannabis es una planta que cuenta con usos muy variados, pues algunos únicamente la consumen con fines lúdicos, mientras que otros aprovechan las múltiples propiedades de esta planta para tratar directa o indirectamente sus trastornos o enfermedades.

Uno de los sistemas más utilizados a la hora de consumir marihuana medicinal, es la utilización del aceite de cannabis, el cual incluye todas las propiedades de la planta.

Cómo hacer aceite de cannabis

El aceite es una de las formas más seguras de tomar cannabis con fines terapéuticos, y puedes hacerlo tú mismo.

La proporción de los distintos cannabinoides difiere según la variedad de la planta.

El THC (tetrahidrocannabinol, también conocido como delta-9-tetrahidrocannabinol) es el principal constituyente psicoactivo del cannabis y responsable de la analgesia, y también de los cambios en la percepción que algunas personas no desean.

Lee aquí: El Cannabis se pone a favor del deporte

El CBD los modula y favorece la relajación.

La enfermedad puede requerir que prime uno u otro: THC en el cáncer, CBD en la epilepsia, por ejemplo. En general se recomiendan proporciones equilibradas.

Se puede hacer aceite de cannabis de varias maneras. Una preparación sencilla es:

  • Triturar los cogollos, llenar con ellos un tarro de cristal.
  • Luego añade el aceite de oliva virgen extra necesario para cubrirlos.
  • Calienta la preparación a 100 ºC durante dos horas (se puede hacer al baño maría).
  • Dejar 3 días a oscuras, removiéndolo varias veces, después se cuela y se mete en un bote estéril que se guarda a salvo de la luz.

Cómo tomar el aceite de cannabis

Se toman varias gotas de este aceite, dejando que se disuelvan debajo de la lengua. 

No es posible especificar una dosis porque depende de la concentración de principios activos en la planta, el método de elaboración, la fisiología del paciente y el trastorno a tratar.

Se aconseja comenzar con 2 gotas, 3 veces al día, y aumentar la dosis, sin llegar a cantidades que provoquen efectos desagradables.

Es aconsejable realizar el tratamiento bajo el control de un médico con conocimientos sobre el cannabis.

Aunque carece de toxicidad significativa, puede estar contraindicado en menores y en personas con afecciones cardiovasculares.

Beneficios del aceite de cannabis

El Cannabis a favor de la lucha contra el acné

Muchos han adjudicados beneficios milagrosos a este aceite, aquí te dejamos alguno de los más conocidos.

Extremadamente relajante

Aquellos que sufren de estrés y crisis de ansiedad pueden aprovecharse de las propiedades del cannabis para llevar una vida más tranquila y sin sobresaltos.

Pueden utilizarlo diariamente sobre sus comidas o aplicar unas gotas directamente bajo de la lengua, aprovechándose de sus efectos sin necesidad de fumar la planta.

Combatir el insomnio

Como anteriormente comentábamos, es extremadamente eficaz cuando tenemos que relajarnos, algo que viene estupendamente bien para conciliar el sueño.

Sus efectos son notables tanto en cuerpo como en cerebro, el consumidor notará como cada vez le cuesta más mantener los ojos abiertos, pues lo único que le apetecerá será cerrarlos y dejarse llevar.

Salud Cardiovascular

El aceite de cannabis cuenta con una presencia de ácidos grasos esenciales más elevada que el aceite extraído de cualquier otra planta, además que presentarse en una proporción perfecta, para facilitar su asimilación a nuestro organismo.

Éstos ácidos grasos, conocidos como Omega-3 y Omega-6, se encargan de realizar diversas tareas relacionadas con la salud cardiovascular, como puede ser mejorar el flujo del sistema circulatorio, liberar la obstrucción de venas y arterias, o proteger el sistema cardiovascular en general.

Te puede interesar: Cannabis: ¿la medicina para curar el cáncer?

Estimulador del apetito

Uno de los efectos del cannabis más utilizados terapéuticamente, es su capacidad de estimular el hambre, pues es espectacularmente efectivo contra trastornos alimenticios como la anorexia o la bulimia. 

Para otros casos en los que el hambre del consumidor desaparece completamente, como puede ser en un paciente de cáncer el cual se somete a la quimioterapia, siendo además capaz de reducir sus náuseas y vómitos.

Consumido en aceite podremos aplicar unas gotas directamente en nuestra lengua, unos 30 minutos antes de realizar cada comida, permitiendo al THC ir haciendo efecto y estimulando el hambre a su consumidor.

Efecto analgésico

La capacidad del cannabis de calmar dolores es algo ya más que conocido en todo el mundo, algunos usuarios afirman que su efectividad es mayor incluso que la de adictivos fármacos como la Morfina u otros opiáceos.

El sistema endocannabinoide de nuestro propio organismo cuenta con miles de receptores, los cuales nos permiten aprovechar al máximo las propiedades medicinales del cannabis, intensificando su efecto y repartiéndolo por todo el cuerpo.

Isabel Cisneros